Según informa el Gobierno de la Generalitat valenciana, la figura del médico internista de enlace se ha incorporado dentro de un programa que prevé un tratamiento integral del paciente con alto riesgo vascular desde una perspectiva multidisciplinaria. El programa está coordinado por los centros de Atención Primaria y el Servicio de Medicina Interna como una herramienta de gestión para los pacientes con alto riesgo vascular, insuficiencia cardiaca y fibrilación auricular.

Este programa permitirá resolver de forma eficaz las posibles descompensaciones que pueden sufrir los pacientes con una insuficiencia cardiaca. Asimismo, favorecerá una reducción de la morbimortalidad. José María Cepeda, médico internista del hospital Vega Baja, ha afirmado que “las insuficiencias cardiacas y las pluripatologías son las alteraciones que más ingresos suponen en el Servicio de Medicina Interna”.

El médico internista de enlace está en contacto permanente con los médicos de Atención Primaria para comentar la situación de los pacientes, conocer su estado y tomar las medidas que sean necesarias. Con esta iniciativa, además de reducir los ingresos hospitalarios, disminuyen las visitas a urgencias y se mejora la implementación terapéutica.

Otro de los beneficios que supone la figura del médico internista de enlace es que agiliza la asistencia sanitaria. Según José María Cepeda “el médico de enlace dispone de un teléfono permanente para consultas y dudas sobre los pacientes que vayan surgiendo”.