Esta nueva clasificación, diseñada por un grupo de científicos básicos, entre ellos biólogos del desarrollo, anatomistas y patólogos; facilitará a los cardiólogos clínicos saber qué deben buscar en las imágenes cardiovasculares.

Tal y como recoge el resumen publicado por Cardiovascular Research de la Sociedad Europea de Cardiología, se pone en marcha una nueva clasificación de las anomalías de las arterias coronarias que explica los puntos comunes de origen entre los diferentes defectos coronarios. Al identificar el origen del defecto primario, los médicos pueden evaluar la probabilidad de encontrar deficiencias secundarias relacionadas con la anomalía principal.

El primer autor del texto, José María Pérez-Pomares, profesor en el Departamento de Biología Animal y científico visitante del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC-ISCIII) en Madrid, explica: “Hemos establecido vínculos entre las enfermedades congénitas coronarias que comparten un mecanismo común. Cuando se opera una anomalía coronaria diagnosticada, puede ser difícil para los cirujanos detectar otros defectos en el ambiente estresante de la sala de operaciones y
y tener una idea de las anomalías que pueden encontrarse resulta extremadamente útil. La nueva clasificación también ayudará a los médicos a usar imágenes para diagnosticar anomalías de las arterias coronarias y evitar futuras complicaciones”.

Pérez-Pomares concluye que “el documento proporciona a los científicos de investigación cardiovascular información nueva y actualizada del complejo desarrollo embrionario de las arterias coronarias para arrojar luz sobre la etiología de las anomalías congénitas coronarias”.