El Hospital de Denia ha inaugurado su nueva unidad de rehabilitación cardiaca para aquellas personas que hayan padecido un infarto de miocardio. Gracias a esta unidad, los pacientes podrán realizar su rehabilitación de manera progresiva y bajo la vigilancia de médicos rehabilitadores en sesiones de hora y media.

Antes de acceder al programa de rehabilitación cardiaca, los pacientes pasan las pertinentes pruebas de esfuerzo y el cardiólogo les marca los ejercicios que tiene que hacer. Los pacientes están siempre monitorizados y son supervisados por fisioterapeutas expertos en la materia. La sala de rehabilitación cuenta con un gimnasio donde, además de los ejercicios habituales, pueden hacer los isométricos.

Alfonso Valle, jefe de Cardiología del Departamento de Salud de Denia, explicó que existe la creencia errónea de que, después de un ataque cardiaco, no es conveniente hacer deporte. Según dijo, el sendentarismo es la peor las opciones, razón por la que los programas de rehabilitación cardiaca están avalados por la evidencia científica en cuanto a disminución de la morbimortalidad en enfermedad coronaria se refiere.

“Además, el ejercicio de resistencia se debe considerar como parte fundamental para mejorar la calidad de vida de los pacientes que han sufrido un accidente coronario”, aseguró Valle.

El cardiólogo comentó que los programas rehabilitación de los hospitales lograr reducir los nuevos eventos cardiacos entre un 20-25% de los casos. Además, explicó que preparan al paciente para la fase III, que es cuando hacen deporte sin supervisión de modo ambulatorio. La primera fase del tratamiento es siempre la rehabilitación cardiaca en sala durante 2 meses, después de los cuales se pasa al ejercicio en casa con ciertos controles de  factores de riesgo vascular, entre ellos, las dislipemias, el tabaquismo, la diabetes o la hipertensión.