Este estudio, recogido por EurekAlert, se ha basado en el análisis de varios vídeos de competiciones deportivas en los que se ha prestado asistencia al paro cardiaco en atletas. Muchos de estos vídeos mostraban como minutos después de su colapso, algunos atletas no habían recibido ninguna forma de reanimación cardiopulmonar.

El principal error: colocar la lengua para evitar su deglución

Tal y como destacan los investigadores, el principal error se produce al pensar que la ingestión de la lengua es una complicación común de la pérdida de consciencia que debe ser evitada para prevenir la muerte por asfixia. Los autores del estudio revisaron 29 vídeos disponibles de 1990-2017 en los que se producía un paro cardiaco o pérdida de conciencia.

Durante su investigación, analizaron con detalle el proceso de atención al paro cardiaco en atletas. En aquellos videos en los que la intervención inicial era visible, el 65% llevo a cabo actuaciones para prevenir la deglución de la lengua, lo que incluía situar al jugador de lado o inclinar la cabeza hacia los lados y abrir la boca del deportista colocando los dedos en la boca de la víctima.

El uso del desfibrilador se constató únicamente en 2 casos y la reanimación cardiopulmonar, a través de comprensiones torácicas, se empleó en el 38% de los casos. Los resultados del estudio mostraron que el 36% de los atletas que sufrieron un paro cardiaco sobrevivió. En la atención al paro cardiaco en atletas la maniobra para impedir la deglución de la lengua es habitual y es uno de los errores más comunes, apuntan los autores.

En su opinión, esta prioridad equivocada también ha sido fomentada por informes inexactos de varios medios de comunicación, como un artículo de internet de BBC Sports recomendando intentos de reanimación inapropiados por parte de los compañeros de equipo y personal médico para evitar que el atleta se trague la lengua al perder la conciencia.