El Hospital Nacional de Parapléjicos ha recibido 1 de los 5 premios que la Sociedad Española de Cardiología (SEC) proporciona en la categoría de Proyectos de Investigación Básica. El trabajo premiado, desarrollado por el laboratorio de Fisiopatología Vascular del Hospital de Parapléjicos, ha investigado sobre una huella molecular asociada al riesgo cardiovascular en la población joven.

Bajo el título Variaciones del perfil molecular por la edad y la estratificación del riesgo cardiovascular, el estudio pretende mejorar las herramientas actuales existentes de predicción de la enfermedad cardiovascular a medio y largo plazo en la población joven. La investigación premiada se enmarca en la iniciativa internacional Human Proteome Project.

“La complejidad del estudio hace necesaria la aplicación de nuevas estrategias experimentales, como la proteómica, ciencia que estudia a gran escala la estructura y función de las proteínas para obtener nuevos datos que aporten luz a las enfermedades cardiovasculares”, señala M.ª Eugenia González Barderas, responsable del laboratorio de Fisiopatología Vascular del hospital.

Conocer las proteínas del genoma

Además, “el abordaje directo sobre las muestras de plasma de sujetos con más o menos predisposición a tener una enfermedad cardiovascular permitirán conocer de forma no invasiva su mapa proteico”, añade la responsable en un comunicado proporcionado por el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM).

El Human Proteome Project tiene como objetivo principal identificar y cuantificar todas las proteínas codificadas por los más de 20.000 genes que componen el genoma humano, tanto en tejidos normales como en patológicos. Además del Hospital Nacional de Parapléjicos, participan otros 13 laboratorios pertenecientes al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), a diversas universidades, hospitales y centros de investigación.

En el estudio participa un equipo multidisciplinar compuesto por Luis Rodríguez Padial, Tatiana Martín Rojas, Montserrat Baldán Martín, José Moreu, Finn Akerstrom, Nerea Corbacho Alonso y González Barderas, todos ellos investigadores básicos y clínicos de Castilla-La Mancha.