Según ha informado el centro, este nuevo análisis mide la concentración sanguínea de las ceramidas en el plasma para determinar el riesgo de sufrir un evento cardiovascular. Para desarrollarlo, se analizó la sangre de 499 pacientes. De acuerdo con el nivel de las ceramidas, los pacientes fueron agrupados en 4 categorías de riesgo: bajo (0 a 2), intermedio (3 a 6), moderado (7 a 9) y alto (10 a12).

Se registraron los ataques cardiacos, los accidentes cerebrovasculares, la revascularización y la muerte durante 8 años. En general, cada año sufrió un evento cardiovascular grave un 5% de los pacientes. La tasa de eventos entre quienes tenían mayor puntaje de ceramidas dobló la de aquellos con puntaje más bajo.

Para Jeff Meeusen, codirector de Medicina de Laboratorio Cardiovascular en la Clínica Mayo y autor principal del estudio, la investigación plantea que la evaluación de los niveles de las ceramidas en los pacientes sin riesgo inmediato de arteriopatía coronaria puede ayudar al cardiólogo a decidir qué medidas tomar para prevenir un evento cardiaco grave.

El análisis está disponible en todos los laboratorios médicos de Mayo, que ofrecen servicios de a más de 4.000 organizaciones médicas en más de 70 países. Colaboraron con algunos de los primeros investigadores que establecieron la función de las ceramidas en la enfermedad cardiovascular y con Zora Biosciences Oy, compañía con sede en Finlandia, para desarrollar y refinar el análisis.