Según ha informado la empresa en una nota, en el estudio han participado 968 pacientes con APC tratados con estatinas que habían sido sometidos a una cateterización coronaria. El objetivo era evaluar el efecto de evolocumab, un inhibidor de la PCSK9, sobre el volumen del ateroma coronario de esas personas. Para ello, se realizó un ensayo multicéntrico doble ciego.

Los pacientes se dividieron aleatoriamente en 2 grupos a los que se administraron inyecciones subcutáneas de 420 mg de evolocumab o placebo una vez al mes. Para evaluar el efecto del tratamiento, se midió el volumen de ateroma a través de imágenes de alta resolución obtenidas mediante ultrasonidos intravasculares (USIV) y se valoró el cambio en el porcentaje del volumen de ateroma (PVA) desde el inicio del estudio a la semana 78.

Los criterios secundarios de valoración fueron la regresión del PVA (cualquier reducción respecto al inicio), el cambio en el volumen total de ateroma (VTA) desde el inicio a la semana 78 y la regresión del VTA. No se identificaron problemas de seguridad nuevos y la incidencia de los acontecimientos adversos relacionados con el tratamiento fueron comparables entre ambos grupos.

“Estamos muy satisfechos con los resultados positivos obtenidos en este estudio de referencia, que ha demostrado que evolocumab es capaz de modificar el proceso de aterosclerosis subyacente”, ha señalado el médico Sean E. Harper, vicepresidente ejecutivo de Investigación y Desarrollo de Amgen. Esta empresa recuerda que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo. En España, la enfermedad cardiovascular se sitúa como la primera causa de muerte.