Hasta la fecha, los estents biorrearbsorbibles Absorb y Absorb Gt1 se han utilizado para tratar a más de 150.000 pacientes con enfermedad coronaria en todo el mundo. Ello representa menos del 1% de las ventas de estents de Abbott en todo el mundo, según ha señalado la compañía.

Los estents fueron aprobados en julio de 2016 por la Food and Drug Administration (FDA) para tratar a pacientes con enfermedades coronarias. “Hemos sido pioneros en la tecnología biorreabsorbible porque creemos que ofrece la posibilidad de vivir sin implantes metálicos permanentes. Seguiremos trabajando en estents biorreabsorbibles de última generación”, ha señalado Abbott en un comunicado.

No obstante, “continuaremos realizando un seguimiento de los pacientes que han tenido un implante con Absorb para evaluar los resultados a largo plazo después de que el estent se haya disuelto”, ha recalcado el laboratorio farmacéutico. La retirada del producto se realizará en más de 100 países, entre ellos, se encuentran estados miembros de la Unión Europea.

Por el momento, “solo estará disponible para su uso bajo registros clínicos en sitios e instituciones seleccionadas”. Abbott está trabajando de manera conjunta con las Agencias Reguladoras Europeas para abordar cuestiones relacionadas con la trombosis del estent, la duración de la terapia antiplaquetaria dual después del implante y la técnica de implantación.