“Hasta ahora, los pacientes que debían ser sometidos a una intervención de estas características eran derivados a otros centros públicos”, explica el centro en una nota de prensa. Actualmente, “ha sido posible mejorar la calidad asistencial y la comodidad del paciente”, celebran las 2 facultativas especializadas en Cirugía Vascular que participan en el servicio.

Junto a la incorporación de la cirugía aórtica, “se está trabajando por implementar nuevas técnicas quirúrgicas que permitan abordar la práctica totalidad de la patología que lo requiera”. De hecho, el hospital ya cuenta con una consulta de enfermería “en la que se abordan las curas de los pacientes intervenidos y el régimen específico de cuidados de aquellos que no requieren cirugía”.

Cirugía Vascular ha atendido, desde el pasado mes de febrero, a un total de 2.800 los pacientes cuyas intervenciones principales han sido la cirugía venosa, los accesos vasculares para hemodiálisis, las amputaciones y el pie diabético. De entre la docena de atendidos por los expertos en cirugía arterial, la mayoría fueron intervenidos a causa de isquemias y, en menor medida, para abordar aneurismas.