El tratamiento combinado de tocilizumab con estereoides tiene una eficacia mayor para remitir los síntomas de la arteritis que una terapia de 6 a 12 meses con un régimen solamente de esteroides en pacientes recién diagnosticados y en los que la complicación fue recurrente. La arteritis es una enfermedad grave que provoca la inflamación de las arterias difícil de diagnosticar.

El retraso en el diagnóstico de la arteritis puede acabar produciendo ceguera, ictus o aneurismas aórticos en los pacientes. Según ha destacado Roche, los problemas de visión afectan aproximadamente al 30% de los pacientes, y cerca del 15% sufren una pérdida permanente de visión.

Tal y como ha destacado Sandra Horning, Chief Medical Officer y responsable de Desarrollo Global de Productos de Roche, “estos resultados son esperanzadores para los pacientes de arteritis de células gigantes, para los que no ha habido nuevos tratamientos en más de 50 años”. “A día de hoy, el uso de esteroides en altas dosis es la base del tratamiento, pero pueden causar graves efectos secundarios, por lo que tocilizumab puede suponer una alternativa a largo plazo al uso de esteroides”.