Según explica el doctor Julio Núñez, "la mortalidad y morbilidad en pacientes dados de alta tras un episodio de insuficiencia cardiaca aguda siguen siendo excesivamente elevadas, sin que existan terapias farmacológicas de contrastada evidencia en este escenario. A los especialistas que tratamos pacientes con insuficiencia cardiaca nos interesa contar con biomarcadores que nos ayuden a elegir el tipo e intensidad del tratamiento", explica el doctor Julio Núñez, cardiólogo del Hospital Clínico de Valencia y Director Científico adjunto de INCLIVA.

"La sobrecarga hídrica desarrolla un papel fundamental en la fisiopatología de la insuficiencia cardiaca aguda. Se evalúa a través de los síntomas y signos, pero su capacidad diagnóstica es limitada", explica el doctor Núñez. Por ello, el Grupo de Investigación de Cardiología Clínica del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico de Valencia-INCLIVA puso en marcha un ensayo clínico en 5 hospitales de la Comunidad Valenciana en el que evaluó el efecto pronóstico de una terapia guiada por el CA125 frente al tratamiento estándar.

El doctor Núñez concluye que "la terapia guiada mediante el CA125 llevó a un mayor cambio en el ajuste de la dosis de diuréticos a lo largo del seguimiento y a un cambio en la frecuencia de las visitas. Además, esta estrategia terapéutica, se asoció a una reducción significativa del riesgo de episodios adversos clínicos a un año, especialmente una reducción del 50% del riesgo de nuevos ingresos por insuficiencia cardiaca aguda."

A juicio de los investigadores, los datos suponen "un gran avance en el manejo de pacientes con insuficiencia cardiaca aguda, dado que ofrecen una nueva herramienta objetiva que ayuda en la valoración de la sobrecarga hídrica y por ende afinar el tratamiento diurético de una manera más apropiada. Además, al tener un coste reducido y amplia disponibilidad, la implementación en práctica clínica diaria no debería ser complicado".