“Los bloqueos de la arteria femoral superficial son difíciles de tratar debido a la longitud de la arteria y a la frecuente presencia de la enfermedad difusa. La reducción del flujo sanguíneo en las extremidades puede conducir a la amputación, motivo por el que es necesario que los pacientes sean tratados con rapidez y eficacia”, señala Mark Burket, investigador principal de Bioflex.

El dispositivo cuenta con puntales de tan solo 140 μm de ancho y una fuerza radial que ayuda a prevenir los daños en el interior del vaso sanguíneo, acelerar la curación y reducir las posibilidades de que se produzca una obstrucción cerca del estent autoexpandible.

“Debido a la flexibilidad de Pulsar-18, el procedimiento de implantación del estent se realiza en menos tiempo, reduce las complicaciones y permite que el alta del paciente se acelere”, matiza Burket. Un estudio clínico llevado a cabo en lesiones de 190 centímetros durante 12 meses mostró los siguientes resultados para el estent autoexpandible.

  • Un 99,7% de supervivencia libre de eventos adversos mayores a los 30 días.
  • Un 86% de supervivencia libre de revascularización en la zona afectada durante 12 meses de seguimiento. 
  • Un 66,8% de permeabilidad primaria a los 12 meses.