Este proyecto tiene como objetivo reducir los niveles de estrés en el entorno laboral, una patología psicosocial que se calcula que afecta, junto con la depresión o la ansiedad, al 30% de los trabajadores de la Unión Europea. Así, y gracias a la camiseta desarrollada a través de dicho proyecto, será posible realizar un electrocardiograma, una pletismografía del ritmo respiratorio y una medición de la conductividad y de la temperatura de la piel.

El guante incorporado permite la integración de un sistema de sensores textiles e impresos a través de los dedos, que son la parte del cuerpo donde se puede monitorizar mejor la respuesta galvánica de la piel. El dispositivo no tiene partes rígidas debido a que todos los circuitos y los sensores que lo integrarán son textiles o impresos con tintas conductoras, lo que permite que sea cómodo y flexible.

Además de la medición de las constantes, el sistema dará indicaciones al usuario para evitar la situación de estrés y que pueda poner una solución saludable. Algunas de esas instrucciones podrían consistir en realizar 5 minutos de descanso, dar un paseo, beber agua, levantarse y estirar el cuerpo o comer algo, entre otras.

La camiseta combinará sensores portátiles nuevos, un sistema de monitorización fisiológica y un motor de juego de bioretroalimentación a través de una interfaz de usuario final que estará integrada en una plataforma móvil. Cuando el proyecto finalice, el sistema podrá ser ofrecido como un producto en el mercado internacional.

El coste del estrés relacionado con el trabajo en Europa es de 20.000 millones anuales y algunos estudios señalan que entre el 50 y el 60% de todos los días de trabajo perdidos están vinculados al estrés laboral, según declaró la Comisión Europea en 2010.