"La nueva herramienta permite obtener la información sin necesidad de realizar pruebas de imagen preoperatorias como la resonancia o el TAC que encarecen y dificultan la extensión de este tratamiento a más pacientes", ha explicado Miguel Rodrigo, investigador del Instituto ITACA de la universidad.

Esta herramienta es de gran ayuda es especialmente útil “durante intervenciones de ablación cardiaca. Aumenta la eficiencia de la operación, reduce los tiempos de quirófano y ayuda a identificar mejor a qué pacientes hay que intervenir”, según detalla María Guillem, otra de las investigadoras de ITACA.

La detección y el tratamiento de arritmias cardiacas se suele realizar mediante procesos de cateterismo en los cuales se puede mapear la actividad del corazón, y en caso de que la arritmia presente un patrón estable, localizar la región diana de la ablación. Sin embargo, estos sistemas presentan muchas limitaciones.

Este dispositivo patentado se diferencia en el modo en el que se obtiene el modelo tridimensional del torso del paciente y el uso simultáneo de información invasiva y no invasiva para reconstruir la actividad eléctrica en las aurículas, según explica Felipe Atienza, médico del Hospital Gregorio Marañón.

"Nuestro equipo es el primero en caracterizar el comportamiento electrofisiológico cardíaco mediante el análisis de la información global obtenida por cartografía eléctrica de superficie y la información puntual aportada por los catéteres intracavitatorios", ha asegurado Andreu M. Climent, investigador del Laboratorio de Órganos Bioartificiales del Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

El sistema patentado forma parte del proyecto Corify, que en menos de 12 meses, ayudará a tratar pacientes, pues ya existe un prototipo y están en marcha los ensayos preclínicos y clínicos previos a la comercialización.