Según indican sus desarrolladores, esta herramienta es muy intuitiva y ergonómica. El extremo de ella se flexiona en la misma dirección que el mango, que puede girarse indefinidamente mediante la rotación de este a través de las manos. Además, no dispone de botones sino de un disparador que descansa en la mano y que permite manejar el instrumento en el interior del cuerpo.

La herramienta utiliza las mismas funcionalidades y el mismo control y precisión que un robot como Da Vinci, pero sin la aparatosidad que supone un robot, según asegura Greg Bowles, co-fundador de la empresa que lo comercializa y responsable de Marketing de FlexDex. Bowles explica, junto con sus colaboradores, el mecanismo y funcionamiento de la herramienta en el siguiente vídeo:

https://youtu.be/x6Wl4MFEXeY