Los patrones hemodinámicos asociados a una arterial renal normal o a una estenosis de arteria renal están bien establecidos. Sin embargo, se desconocen los cambios hemodinámicos que tienen lugar en la arteria renal tras su angioplastia y la implantación de un stent, y si estas producen alteraciones en el patrón de flujo de la arteria renal contralateral.

Para conocer estas alteraciones, un grupo de investigadores del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular, del Hospital del Mar, en Barcelona, ha realizado un estudio, publicado en Elsevier, que evalúa los cambios de velocidad ostial en la arteria renal que se producen tras la implantación de un stent por estenosis significativa, así como en la arteria renal contralateral.

El estudio observacional retrospectivo analizó todas las angioplastias sobre arteria renal nativa realizadas en dicho hospital entre los años 2000 y 2013. Así se seleccionaron aquellos casos de angioplastia con stent de una sola arteria renal nativa con permeabilidad de la arteria renal contralateral. También se añadieron aquellos casos con disponibilidad de una exploración ecodoppler con visualización fiable de toda la arteria renal desde el origen y que fue realizada en los 6 meses previos y posteriores a la intervención.

Se realizaron un total de 181 casos, de los que 110 no disponían de ecodoppler previo y posterior, ­por lo que la exploración no era completa. Uno de ellos presentó trombosis de la arteria renal en las primeras horas posteriores a la intervención. Así, quedaron 70 casos para estudio (40%), todos ellos con permeabilidad inmediata de la arteria tratada y ausencia de estenosis significativa después del procedimiento.

En aquellas arterias renales que fueron tratadas, la velocidad media disminuyó significativamente un 56% tras el procedimiento (341 vs. 164 cm/s). Un 73% de estas arterias disminuyeron al rango de normalidad tras la angioplastia a menos de 200 centímetros por segundo. La velocidad media también disminuyó significativamente un 13% (199 vs. 175 cm/s) en las arterias contralaterales no tratadas.

Asimismo, tras la angioplastia se redujo el porcentaje de arterias contralaterales de 41 a 33% con velocidad por encima del rango de normalidad. La ratio renoártica también disminuyó tanto en la arteria tratada (4,13 vs. 1,87) como en la no tratada (2,71 vs. 2,28).

Así, el estudio muestra que se produce una disminución de las velocidades en el origen de ambas arterias renales (tratada y no tratada) en la exploración ecodoppler realizada tras una angioplastia con stent renal. Este hallazgo muestra que se produce una aceleración vicariante en la arteria que no ha sido tratada y que se reduce al corregir la lesión.