Los datos sobre las camas hospitalarias han sido publicados por el departamento de Salud que afirma que "con estos dispositivos se podrá dar respuesta tanto a la actividad programada (que disminuye durante los meses de verano), como a la atención urgente". Además, Salud, que no ha facilitado las cifras concretas de camas sino solo porcentajes, ha valorado que estas medidas se han realizado "según criterios clínicos y sin dejar de realizar intervenciones con ingreso y de alta complejidad, dando prioridad a la cirugía cardiaca y oncológica".

La quincena del 1 al 15 de julio se ha reducido el número de camas hospitalarias en un 5,7%, un porcentaje que irá aumentando cada 15 días hasta llegar a su máximo descenso en la quincena del 16 al 31 de agosto, con una media de 17,9% camas hospitalarias menos. La segunda quincena de septiembre, del 16 al 30, se recuperarán las cifras de reducción de camas de la primera de julio (-5,6%), momento a partir del cual se prevé regresar a la disponibilidad de camas de los meses de otoño.

Las comarcas más afectadas por la reducción de las camas hospitalarias son las ya citadas de Lleida y les Terres de l'Ebre, seguidas de las del Camp de Tarragona y del norte de Barcelona. "Hay que tener en cuenta que esta adecuación funcional de los centros es transitoria y adaptable a las necesidades asistenciales que se produzcan". El pasado año 2016 las camas disponibles se redujeron al 86,9% del total, frente al 88,1% de este año.