China ha sancionado con más de 1.100 millones de euros (9.100 millones de yuanes) a una compañía por la producción ilegal de una vacuna contra la rabia humana. Entre las irregularidades cometidas por la empresa está la falsificación de fechas de producción, el uso de fluidos caducados y la mezcla de varios lotes de fluido, tal y como ha informado la agencia de noticias Xinhua.

La empresa multada por la producción ilegal de una vacuna contra la rabia es Changchun Changsheng Life Sciences Limited, que de acuerdo con las autoridades de medicamentos nacionales y locales del país asiático violó las leyes y regulaciones de China sobre gestión de medicamentos y supervisión de producción. En concreto, mezcló varios lotes de vacunas, falsificó las fechas de producción y usó fluidos caducados en algunos lotes.

Todo esto ha llevado a las autoridades a considerar que se trata de una producción ilegal de la vacuna que ha dado lugar a la anulación del documento de aprobación de la vacuna contra la rabia y los certificados para los productos relacionados de la compañía. Asimismo, China ha impuesto a la empresa una multa de más de 1.100 millones de euros (más 9.100 millones de yuanes) y ha confiscado las vacunas.

Los individuos responsables de manera directa de la producción ilegal no podrán llevar a cabo actividades de manufactura y operación de medicamentos; además, podrían enfrentarse a cargos criminales. Según informa la agencia EFE, el año pasado, la misma compañía ya fue multada por la pobre efectividad de vacunas contra la tosferina, el tétanos y la difteria que obligó a reinocular el medicamento a más de 200.000 niños.