La Administración Estatal de Alimentos y Medicamentos de China (AEAM) puso en marcha en octubre de 2015 un sistema de verificación del registro de aplicaciones en proceso de revisión. Durante ese año, se bloquearon 27 solicitudes de medicamentos, 11 laboratorios de análisis clínicos y varias organizaciones con contratos de investigación, todos sospechosos de suministrar datos fraudulentos. 

La administración explica que algunas empresas han renunciado voluntariamente al ver que no cumplían los estándares de buenas prácticas clínicas, aunque otras renuncias se han debido a que los datos eran incompletos e insuficientes para demostrar la seguridad y efectividad de los medicamentos. El gobierno señala que ha habido un grupo menor de empresas que cuyos fármacos han sido bloqueados debido a que han ofrecido datos fraudulentos

Según explica el organismo público, tanto los exámenes internos como la verificación de los datos clínicos y la lucha contra el fraude en los datos tienen por objeto incitar a la innovación y crear un entorno favorable a la competencia para asegurar la seguridad y efectividad de los medicamentos que llegan al mercado.