La acrilamida es una sustancia blanca, inodora y cristalina, soluble en agua, etanol, éter y cloroformo, según informan los expertos. ?Este compuesto se genera en alimentos durante su cocción o procesado a altas temperaturas, especialmente en los productos que contienen almidón. También está presente en el humo de tabaco.

En pruebas con animales, se ha demostrado que la acrilamida es cancerígena, neurotóxica, daña el genoma y provoca infertilidad.

El nitrato, por otra parte, puede generar reacciones que formen nitrosaminas, consideradas también como cancerígenas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera aceptable la ingesta de 3,7 mg por kg corporal. Sin embargo, en un paquete de aperitivos de remolacha se puede encontrar el doble de la cantidad recomendada.

La FDA ha encontrado acrilamida en galletas, batatas, productos cárnicos (principalmente pavo), hortalizas, chocolate, aceitunas negras, pollo (alitas, patas y pechugas) preparado en restaurantes de comida rápida como McDonald’s. Las verduras y frutas frescas no contenían acrilamidas. Independientemente de estos compuestos, los especialistas recuerdan que comer verduras fritas no es más sano que comer patatas debido a que tienen el mismo contenido de grasas y sal.