Investigadores del grupo NanoBioCel mostrando la revista de la que son portada.

La fluorescencia natural se ha conseguido aplicar en un dispositivo biomédico que permite la monitorización no invasiva del organismo. El grupo NanoBioCel de la Universidad del País Vasco (UPV-EHU), junto a la Universidad de Michigan (Estados Unidos), es responsable del trabajo. Los resultados de la investigación se han publicado en la revista Journal of Biophotonics, que ha elegido el tema como portada.

Según ha informado la universidad vasca, la monitorización no invasiva de los biosistemas basados ​​en hidrogeles implantados suele precisar de un marcaje indirecto de la carga o el vehículo. Esto aumenta el riesgo y la complejidad de la monitorización. Por primera vez, los investigadores han demostrado que es posible producir biosistemas basados en hidrogeles a partir de biomateriales con propiedades que permiten la monitorización no invasiva.

En concreto, el dispositivo incorpora genipina, una sustancia que emite fluorescencia natural, intensa y estable. “Nadie ha explotado la fluorescencia natural emitida por genipina como sistema de monitorización no invasivo en terapias celulares implantadas en seres vivos”, señalan los científicos.

“Mediante un procedimiento rápido, eficiente y no citotóxico, hemos logrado maximizar la fluorescencia de las microcápsulas hasta lograr una excelente relación de señal/ruido -explican-. Además, hemos validado el uso de la genipina como una sonda de imagen cuantitativa». De esta forma, han demostrado que la fluorescencia tenía buena linealidad de señal frente a dosis de microcápsulas implantadas durante varias semanas.

Fluorescencia natural: eficaz y segura

Durante el experimento, los científicos han conseguido evaluar la dosis real inyectada de manera inmediata, así como controlar la posición a lo largo del tiempo. Esto constituye una mejora significativa de la eficacia y la seguridad de la terapia. Por otra parte, se barajan aplicaciones en la industria nano, micro y macro tecnológica. “Están llamadas a ser piezas fundamentales tanto para la investigación biomédica como para el avance de la medicina clínica a través de aplicaciones como la ingeniería de tejidos”, añaden.

“A medida que los sistemas de imagen de fluorescencia se vayan implementando gradualmente en la práctica clínica, creemos que nuestra propuesta podría tener una aplicabilidad exitosa en el avance de múltiples biotecnologías basadas en hidrogeles, incluidos los sistemas de administración de fármacos y células, vacunas o biosensores”, concluyen los investigadores del NanoBioCel. Este grupo forma parte del Centro de Investigación Biomédica en Red de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN).