La inteligencia artificial aplicada al electrocardiograma podría ayudar a detectar de forma precoz la disfunción ventricular izquierda asintomática. Así lo demuestra un estudio de Mayo Clinic (Estados Unidos) cuyos resultados se han publicado en Nature Medicine. De acuerdo con los investigadores, este método “simple y barato” puede evitar fallos coronarios, ya que la citada disfunción es precursora de fallos cardiacos.

Tal y como informa la agencia EFE, la disfunción ventricular izquierda asintomática afecta a 7 millones de estadounidenses. Sin embargo, no existe una herramienta diagnóstica económica y no invasiva. Los científicos partieron de la hipótesis de que una red neuronal “debidamente entrenada” podría detectar la disfunción ventricular izquierda asintomática en un electrocardiograma.

Para demostrarlo, han desarrollado un método mediante el cual se aplica la inteligencia artificial al electrocardiograma para detectar dicha patología. En concreto, se usa la inteligencia artificial para procesar los 10 segundos de grabación del electrocardiograma para extraer nueva información sobre enfermedades cardiacas previamente ocultas.

Se trata de un “simple y barato indicador” que tiene una fiabilidad similar a la citología cervical o la mamografía. De acuerdo con el responsable del trabajo, Paul Friedman, este nuevo uso de la inteligencia artificial permite pronosticar el riesgo de enfermedad futura en pacientes sin disfunción ventricular. Asimismo, para el investigador el método supone “una gran promesa para salvar vidas y mejorar la salud”.