Los bebés in vitro pueden parecerse a sus padres gracias a un sistema de elección de donantes de óvulos y semen basado en big data. Así lo asegura el centro de reproducción asistida Instituto CEFER, situado en Barcelona, que ha puesto dicho sistema a disposición de las personas que acudan a sus servicios de reproducción asistida para tener bebés in vitro.

Según recoge la agencia EFE, el sistema FENOMACH utiliza algoritmos de big data para buscar similitud facial entre los padres que quieren tener bebés in vitro y los donantes de semen y óvulos. En concreto, el software analiza las fotografías de los donantes y los pacientes para buscar rasgos parecidos que los bebés in vitro puedan heredar.

Para garantizar el buen funcionamiento del sistema, esas fotografías tienen que reunir una serie de características. De esta forma, la persona fotografiada debe estar colocada delante de un fondo claro, no debe llevar gafas ni cualquier otro objeto que oculte la cara y tiene que mantener una expresión neutra.

Las fotografías de los donantes que están en la base de datos del Instituto CEFER se comparan con las proporcionadas con los pacientes a través del citado sistema basado en big data en busca de similitud fácil entre las partes, con el fin de que los bebés in vitro se acaben pareciendo a los padres. FENOMACH procesa los datos biométricos de las imágenes y ordena la compatibilidad de los donantes en función del grado de similitud.

El centro de reproducción asistida ha estado 2 años desarrollando este software; un sistema “capaz de interpretar una gran cantidad de información y establecer de forma objetiva un ordenamiento por grado de similitud”, de acuerdo con el director del Instituto CEFER, David Marina.