Para beneficiarse de las células madre en el tratamiento de las enfermedades es necesario crear sistemas que faciliten el transporte y la implantación en el paciente para segregar después sustancias terapéuticas. El equipo de la UPV ha ido más allá al alterar las microcápsulas con un péptido de adhesión que ha mejorado la supervivencia de las células madre y ha incrementado la secreción de la sustancia terapéutica.

Segú la UPV, los científicos vascos han aislado células madre modificadas para segregar eritropoietina (EPO) en las microcápsulas alteradas, han segregado una mayor cantidad de EPO y han mejorado la supervivencia de la célula.

Después, se han probado las microcápsulas en ratones y se ha comprobado que la secreción de EPO fue en aumentó a lo largo del tiempo, pese a no haber diferencias significativas con las microcápsulas no modificadas.

Varios grupos están investigando para convertir la microencapsulación celular en una opción para tratar enfermedades crónicas que, hoy en día, no tienen un tratamiento eficaz.

Las células madre no suelen ser rechazadas, aunque se implanten en especies diferentes y sean capaces de dividirse y distinguirse en 4 tipos, con lo que aumentan las posibilidades para la medicina regenerativa.