tipos de cáncer

El centriolo en sus primeras fases de ensamblaje provoca algunos tipos de cáncer. Es lo que se recoge, al menos, en un estudio internacional en el que han participado investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y que aparece publicado en la revista eLife. En este sentido, José Jesús Fernández, del Centro Nacional de Biotecnología, explica que “el centriolo participa en múltiples procesos celulares. Entre ellos, la separación de los cromosomas en la división celular o la nucleación de cilios y flagelos”.

Asimismo, asegura que “se sabe que algunas mutaciones que afectan a los centriolos. No obstante, también los cuerpos basales están detrás de diversas enfermedades humanas, como algunos tipos de cáncer, ciliopatías, entre otras. Además, Fernández recuerda que en este trabajo han hecho un estudio estructural de la primera fase del ensamblaje del centriolo mediante criotomografía electrónica. Se trata de una técnica única. Permite visualizar la estructura 3D in situ de células y tejidos con resolución nanométrica.

Estudio

En este sentido, reseña que “hemos empleado la criotomografía electrónica junto con métodos avanzados de procesamiento de imagen 3D que hemos desarrollado. El objetivo es obtener e interpretar la arquitectura molecular del procentriolo y obtener información sobre su mecanismo de ensamblaje”. Además, recuerda que el procentriolo está formado por 9 tripletes de microtúbulos. Están dispuestos en forma de cilindro, conectados entre sí, que le confieren al centriolo su estructura característica de barril con simetría 9. Se han identificado también un conjunto de componentes adicionales a la tubulina de los microtúbulos. Ellos sirven para fortalecer la estructura global.

Por último, el investigador incide en que se ha obtenido información sobre la secuencia de eventos. Eventos que ocurren durante el ensamblaje del procentriolo. Además, señala que esta secuencia sugiere que los microtúbulos de los tripletes emergen en orden y extensión longitudinal se realiza de forma coordinada. “Un detalle interesante es que la conexión entre los tripletes se realiza lo antes posible. Se forma la estructura de barril incluso antes de que los tripletes estén completos”. Este trabajo es un ejemplo claro del potencial que tiene el uso combinado de criotomografía electrónica y procesamiento de imagen. Su finalidad es estudiar la arquitectura molecular in situ. Concretamente, de sistemas biológicos complejos y heterogéneos, concluye Fernández.