Una vez oídos los síntomas de un paciente, la inteligencia artificial es capaz de ofrecer listas de verificación y una serie de recomendaciones médicas según los resultados. Este método, puntualizan desde la agencia china, no excluye la verificación por parte del médico real, que sigue considerándose de importancia.

Los modelos de diagnóstico incluidos en el software constan de 30 enfermedades, entre ellas la depresión o la tuberculosis, que es probable que se descubran tarde porque el médico no caiga en su existencia para ciertos pacientes. Estos médicos cibernéticos han resultado tener un 20% más de aciertos en el diagnóstico que los médicos de carne y hueso.

Nunca reemplazará al médico

La inteligencia artificial es autodidacta y aprende continuamente sobre las enfermedades, los tratamientos y los diagnósticos. Este programa chino tiene una gran base de datos que está formada por millones de casos clínicos.

"Está diseñado para ser un médico general. Cada una o 2 semanas, puede aprender a diagnosticar una nueva enfermedad", comentó el subdirector del Centro Nacional de Supercomputación de Changsha, Peng Shaoliang.

Kang Xixiong, director de diagnóstico de laboratorio clínico de la Universidad Médica de Pekín aseguró que este “médico” basado en la inteligencia artificial será la asistencia de los médicos reales e insistió en que la idea no era el reemplazo. “Para las instituciones médicas de China, especialmente aquellas de las zonas pobres, IA sería un buen asistente", matizó.

La inteligencia artificial en el campo de la Medicina está siendo muy explorado durante los últimos años. Grandes empresas como Google, Alibaba o Microsoft ya se han sumergido en mercado que consideran llenos de posibilidades para la experimentación. El software del proyecto ha sido desarrollado por empresas chinas, universidades e institutos.