Investigadores del Hospital Universitario de Basilea y de la Universidad Politécnica de Milán ha desarrollado un chip microfluídico que contienen cartílago.

Investigadores del Hospital Universitario de Basilea y de la Universidad Politécnica de Milán ha desarrollado un chip microfluídico que contienen cartílago. Este producto puede ser sometido a esfuerzos mecánicos. Además, imita las condiciones de osteoartritis y puede ser muy útil para ayudar a desarrollar nuevos tratamientos.

La osteoartritis es una enfermedad muy común entre las personas mayores de 60 años, se produce en un 20% en mujeres y 10% en hombres. A pesar de su prevalencia a partir de dicha edad, no existen medicamentos que puedan detener o revertir el proceso de esta enfermedad. Los únicos tratamientos disponibles para la osteoartritis consisten en cuidados paliativos o cirugía.

Dificultades de la osteoartritis

El principal problema de esta enfermedad recae sobre el desconocimiento de las condiciones mecánicas y fisiológicas que contribuyen a la osteoatritis. Esta podría ser la base para que los científicos desarrollaran medicamentos que puedan mejorar esta enfermedad. Actualmente, en la mayoría de las investigaciones que se llevan a cabo sobre osteoartritis se utilizan explantes de cartílago. Los explantes consisten en tejidos vivos que se inducen para producir una respuesta inflamatoria mediante la exposición a las sustancias proinflamatorias.

Sin embargo, este no es un modelo preciso con respecto a los fenómenos mecánicos que se producen en la osteoartritis. En esta enfermedad, el desgaste mecánico del cartílago de las articulaciones provoca una degeneración e inflamación a largo plazo. Por este motivo, los investigadores han desarrollado un chip microfluídico que produce la tensión mecánica en el cartílago cultivado dentro de él. El objetivo de este procedimiento es imitar con mayor precisión el proceso que se produce con la osteoartritis.

El chip cuenta con una capa de actuación que permite la compresión del cartílago, lo que conduce a la hipertrofia, degeneración e inflamación, igual que en la osteoartritis. Con este chip, los investigadores esperan que se puedan identificar nuevos medicamentos. El objetivo es detener o revertir el proceso de esta enfermedad, lo que podría beneficiar considerablemente a los pacientes con osteoartritis.