La Feria de Inteligencia Artificial, celebrada en el recinto ferial de la Casa de Campo de Madrid, los días 24 y 25 de mayo, fue el marco en que se desarrolló esta conferencia. Cuando el sector tecnológico habla conexión de las “cosas” a internet (IoT, Internet of Things) se refiere a la posibilidad de que todos los dispositivos existentes se conecten a internet para hacer la vida más sencilla.

Las “cosas” aplicadas a la Medicina empiezan por los wearables, que es una manera de conectar la salud a las personas. Un paso adelante sería, tal y como dijo Menéndez, conectar el historial médico, certero y válido, del paciente para que los especialistas tengan acceso a él estén donde estén, incluso se puedan pedir opiniones a médicos localizados en cualquier parte del mundo.

Esta conexión del sector salud sería muy útil en los países del Tercer Mundo para prevenir enfermedades y formar al personal sanitario prácticamente en tiempo real, por mensajería, en función de las necesidades. Ricardo aseveró que en África se había logrado frenar la tercera parte del ébola con este sistema

Los weareables o pulsómetros pronto serán implantados y aconsejarán al paciente cuándo acudir al médico o qué dietas hacer; en pocas palabras, personalizarán la medicina. El lado negativo de esta conexión es que datos privados quedan al descubierto, están en internet y no hay privacidad, según quiso dejar claro el ponente.

“Todo ocurre de manera invisible en un segundo plano”. Ricardo Menéndez.

Como dato curioso se explicó que en 1969 apareció el primer cajero automático conectado a la red en Estados Unidos. Un año después, se vieron con el problema de que una persona podía sacar la misma cantidad de dinero varias veces al día si todavía no se había hecho el recuento en las cajas. Esto se solucionó con nuevas líneas de conexión directas de un punto a otro.

Conectar, digitalizar y automatizar son los puntos clave del IoT, que pretenden facilitar la vida cotidiana y abaratar costes. Tiene aplicaciones en muchos campos: ciudades inteligentes, casas inteligentes, coches conectados, compras inteligentes, aplicaciones en industria, energía, agricultura… Los desafíos que están por llegar serán en el campo de la seguridad, el comportamiento y el emprendimiento.