La compañía Eccrine Systems ha diseñado Sweatronics, un wearable capaz de recolectar y analizar el sudor de los pacientes en busca de biomarcadores significativos para la monitorización de la salud. El doctor Gavi Begtrup, director ejecutivo de Eccrine, considera la unidad de recolección de sudor “un desafío de ingeniería”, ya que el wearable no solo debe recolectar cantidades muy pequeñas de biofluido sino que, además, debe mantenerlo aislado y en continuo movimiento.

“El sudor debe moverse a través de los sensores para reflejar el estado actual del cuerpo y no acumularse y mezclarse con el sudor ya existente”, explica Begtrup sobre esta tecnología, que nació como parte de un proyecto para la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. El sudor se analiza mediante tecnología electroquímica basada en aptámeros y los datos se reenvían a través de conexión inalámbrica.

La primera aplicación del aparato será controlar los niveles de hidratación de trabajadores industriales, sometidos habitualmente a altos niveles de estrés, exposición a sustancias peligrosas y levantamiento de objetos pesados. Sin embargo, a medida que el wearable sea validado clínicamente y aprobado por la FDA, la compañía planea estudiar nuevos usos, como el control del estrés, la fertilidad, el metabolismo o el riesgo de infección. “La capacidad de monitorizar biomarcadores con precisión cronológica es la clave para lograr mejoras en el valor predictivo de los datos en un amplio espectro de aplicaciones para medicina, industria y deporte”, asegura la compañía. “El sudor es la mejor fuente no invasiva de datos en tiempo real”.