El hidrogel que cicatriza heridas es conductor de la electricidad y podría emplearse como parche biodegradable para curar heridas o como dispositivo sensible al tacto. “Lleva la elasticidad, sensibilidad y cicatrización a nuevos límites”, señaló el ingeniero, quien explicó que su flexibilidad hacía que pudiera adherirse a muchas superficies y regresara a su forma original rápidamente.

"La capacidad del material para estirarse es un descubrimiento innovador que agrega una nueva dimensión a la capacidad de detección de los hidrogeles", dijo Yizhou Zhang, uno de los autores.

Este hidrogel no solo es útil en el campo de la Medicina. Se ha visto que el hidrogel supone una oportunidad en la robótica donde podría utilizarse como extensión táctil sensible. Este uso permitiría que los pacientes con parálisis se comunicaran mediante las señalas eléctricas del hidrogel. Los autores insisten en que las aplicaciones biomédicas del hidrogel que cicatriza heridas tienen un potencial muy importante que también podría aplicarse a la biodetección.