Apoplejía.
El atlas permitió decodificar las funciones de las distintas regiones del cerebro. De esta forma, proporcionó una “navegación precisa” tanto para la investigación como para el tratamiento.

Una diadema inteligente puede detectar la apoplejía de manera no invasiva. En concreto, midiendo los niveles de oxígeno en sangre en el cerebro. La han desarrollado investigadores chinos a partir del Atlas del Cerebro Humano publicado por el Instituto de Automatización de la Academia de Ciencias de China en 2016, según ha informado la agencia Xinhua.

La diadema inteligente se basa en el citado atlas y en algoritmos de inteligencia artificial. Gracias a sensores de luz infrarroja cercana de alta sensibilidad, es capaz de detectar y recopilar datos de los niveles de oxígeno en la sangre del cerebro de manera no invasiva. De hecho, detecta incluso las señales más débiles. De esta forma, puede alertar del riesgo de accidente cerebrovascular y otras patologías.

El dispositivo puede además evitar las complicaciones que provocan procedimientos invasivos. Por ejemplo, las punciones de la arteria carótida o la vena yugular.

El Peking Union Medical College Hospital (PUMCH), entre otros centros de prestigio, ha probado la diadema inteligente. Los resultados iniciales demuestran que el aparato puede proporcionar registros continuos y precisos de los niveles de oxígeno en la sangre en el cerebro en tiempo real. De esta forma, es capaz de detectar signos de apoplejía.