Tras esto, el dispositivo manda los resultados del análisis al teléfono móvil del usuario, gracias al sistema Bluetooth. La intención de los investigadores es que su “tatuaje temporal” salga a la calle y ayude a reducir el número de accidentes automovilísticos a causa del alcohol, ya que, según las estadísticas, el año 2015 ha sido el más letal para el país norteamericano, con un ascenso de siniestros mortales del 30%.

Según señalan los investigadores de la Universidad de California, la típica prueba del alcoholímetro realizada normalmente por la policía, no es demasiado precisa. El análisis de sangre, sí lo es, pero resulta más costoso y se necesita movilizar a los técnicos. El “tatuaje temporal,” está a medio camino entre estos dos test, por lo que se convierte en una prueba bastante fiable.

Por el momento, los expertos siguen trabajando para perfeccionar su dispositivo y conseguir que sea lo más preciso posible. En la universidad, diariamente se llevan a cabo pruebas con docenas de sujetos y, la intención de los científicos, es que el “tatuaje temporal” sea capaz de detectar hasta cuánto alcohol se ha consumido dentro de un periodo de 24 para que los usuarios sean conscientes de la cantidad de alcohol que beben en su día a día.