E-skin es un dispositivo que permite manipular objetos virtuales sin necesidad de tocarlos, según explica el equipo de investigadores de Alemania y Austria que ha diseñado el sistema. Los expertos apuntan que los programas de realidad virtual suelen consumir muchos recursos, especialmente aquellos completamente sumergidos que requieren el uso de guantes. “Hay sistemas de realidad virtual que no permiten mover objetos a los usuarios si no es con el uso de guantes virtuales, lo que resulta más pesado para los soportes”, indican los investigadores.

Para superar estos problemas, el equipo ha diseñado el E-skin basado en imanes para mover objetos virtuales sin tocarlos, lo que reduce el consumo de recursos. El E-skin, o piel magnetosensible, como la denomina el equipo, es un sensor magnético insertado entre películas muy finas. “Parece una curita parcialmente transparente, pero solo tiene un grosor de 3,5 micras. Debido a su delgadez, es poco probable que el usuario lo note”, apuntan los expertos.

El E-skin se puede aplicar en la palma de la mano, en las puntas de los dedos y en otras partes de la extremidad. El usuario lo usa cerca de un dispositivo magnetizado para controlarlo con sutiles movimientos giratorios de la mano. En su demostración, el sistema se conectó de forma inalámbrica a una computadora que fue codificada para observar cambios en el ángulo de 0 a 180 grados según la fuerza magnética.

El usuario que participó en la demostración podría ver una lámpara creada por tecnología virtual. Cuando el participante giraba la mano unos pocos grados, la lámpara virtual también giraba. Los investigadores probaron el concepto con un teclado virtual magnetizado sujeto a la muñeca. Con el E-skin aplicado a la punta del dedo en el brazo opuesto, el usuario podía escribir letras sin tener que tocar el teclado.