Edición genética

La edición genética protagoniza hoy el B·Debate, una iniciativa de Biocat y “la Caixa” que pretende poner sobre la mesa los retos de esta disciplina. Ingenieros, físicos y matemáticos han expuesto las novedades de la nueva biología sintética que se ha propuesto desarrollar nuevas terapias o crear vida artificial.

En el debate, que comenzó ayer, se han tratado las posibilidades de crear organismos vivos para tratamientos contra el cáncer, enfermedades pulmonares o sanguíneas. La edición genética también se enfocó a la producción de alimentos, los biomateriales o la energía sostenible. Según informa desde EFE, se está tratando de responder si la modificación del genoma es legítima para crear vida desde cero.

El debate, celebrado en CosmoCaixa de Barcelona, ha sido organizado por la Universidad Pompeu Fabra y el Centro de Regulación Genómica (CRG). En él se han expuesto trabajos de especialistas de todo el mundo para entender la biología y hacer edición genética para tratar enfermedades incurables.

Presencia española

María Lluch-Senar investiga en el CRG la edición genética de bacterias para hallar terapias humanas que combatan la neumonía por micoplasma. Manel Juan Otero, inmunólogo del Clínic de Barcelona, estudia la modificación del sistema inmunitario para que las propias defensas ataque el tumor.

Por su parte, José Carlos Segovia, investigador CIEMAT, y Matthew Porteus, analizaron cómo se trabaja para tratar las enfermedades sanguíneas. Porteus, del Instituto de Investigación de Salud Infantil de Stanford, dirige el primer ensayo clínico con edición genética CRISPR para encontrar nuevas terapias.

También han participado Marc Güell, que investiga la edición genética de mamíferos y Julia Oh. Esta científica combina técnicas computacionales de alta resolución con biología sintética para desarrollar nuevas terapias y conocer la ecología de las comunidades microbianas.

Un tema polémico

Pero todo lo que rodea a la edición genética no son siempre buenas noticias. El año pasado, el investigador chino He Jiankiu sirvió la polémica en bandeja de plata al modificar ADN de 2 embriones. Su objetivo era evitar que los bebés pudieran contraer el VIH, virus causante del sida.

Desde la organización advierten de que la edición genética podría crear vida artificial desde cero. De hecho, ya se han desarrollado virus y bacterias artificiales que ponen en tela de juicio cuestiones éticas y morales que debería responder la filosofía.