Contar con una mayor visibilidad en la ciencia es la demanda que traslada el colectivo LGTB (lesbianas, gais, transexuales, bisexuales y otras opciones sexuales), según recoge la agencia SINC. Tal y como denuncia el colectivo LGTB la ciencia sigue siendo un campo en el que el sexismo persiste.

La agencia SINC recuerda el caso del neurobiólogo estadounidense, Ben Barres. Uno de sus compañeros comentaba tras haber escuchado una charla del científico transexual que “Ben Barres había dado un seminario mucho mejor que el de su hermana”. El neurobiólogo, fallecido en 2017, no tenía ninguna hermana, sino que era la primera conferencia que daba como hombre.

En opinión del creador de la web Ciencia LGTBIQ, sigue sin haber visibilidad en la ciencia del colectivo LGTB. Javier Armentia ha explicado a SINC que “pese a que la sociedad está cambiando, la ciencia lo ha hecho poco”. En el caso de España, añade, “es un tema que no se ha considerado relevante de momento”.

La agencia SINC alude a un estudio publicado este año en Science Advances que afirma que los hombres LGBQ (lesbianas, gais, bisexuales y queers) son menos propensos a permanecer en las áreas STEM (siglas en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) en comparación con los hombres heterosexuales.

Bryce Hughes, coautor del estudio, explica que el clima en estas áreas tiende a ser menos acogedor para la comunidad LGBQ y en él se producen desde comentarios hostiles hasta chistes homófobos. Sin embargo, a diferencia del colectivo LGTB masculino, entre las mujeres tendían a permanecer más en estas áreas de la ciencia, según este estudio. El investigador considera que esto puede deberse a que las mujeres lesbianas y bisexuales son estereotipadas como “más masculinas”, mientras que los hombres gais y bisexuales son considerados “más femeninas”.

La agencia SINC afirma que los trabajos que relacionan las siglas STEM y LGTB son escasos y los que existen están muy centrados en encuestas a miembros del colectivo que trabajan en estos campos. Hughes confirma que la visibilidad en la ciencia de los transexuales es reducida. El investigador señala que parecen especialmente olvidados. En su estudio no pudo tenerlos en cuenta por falta de número.

Un país sin referentes

Por otro lado, Javier Armentia, lamenta que a la reducida visibilidad en la ciencia se suma el hecho de que no haya referentes en España del movimiento LGTB. Según explica a la agencia SINC, en la celebración del Orgullo en 2017 se propuso cambiar los nombres de las calles por los de escritores, artistas, famosos y activistas del movimiento LGTB, pero entonces “nos dimos cuenta de que nos costaba encontrar con uno porque no hay referentes en nuestro país”.

El director del IdiPAZ, Eduardo López Collazo, ha sido de nuevo seleccionado entre los 50 homosexuales más influyentes en España. En declaraciones a la agencia SINC, este investigador cubano reconoce que “falta mucha visibilidad”. “Los investigadores LGTB tenemos el problema de ser una minoría dentro de una minoría”, asegura.