El farmacéutico, como experto en medicamentos, interviene en todos los ámbitos profesionales relacionados con los fármacos, desde su desarrollo hasta su venta a la ciudadanía, entre la que además se encarga de fomentar un uso responsable. Es el mensaje que se quiere lanzar este martes con motivo del Día Mundial del Farmacéutico, una celebración impulsada por la la Federación Internacional Farmacéutica (FIP).

Según ha informado el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, en España hay más de 50.000 farmacéuticos trabajando en unas 22.000 farmacias. A ellos se suman otros profesionales que trabajan en campos como la investigación, la industria y distribución farmacéutica, la farmacia hospitalaria, la salud pública, la docencia, la alimentación, los análisis clínicos, la dermofarmacia o la ortopedia. En total hay 72.500 farmacéuticos colegiados, la mayoría mujeres (71,6%).

Bajo el lema “Los farmacéuticos: tus expertos en medicamentos”, se ha lanzado una campaña que busca “hacer visible la actuación asistencial del farmacéutico como lo que es: un avance demandado por los organismos nacionales, europeos e internacionales, que tiene respaldo histórico, académico y legal”, de acuerdo con Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Farmacéuticos, según el cual esta actuación “aporta salud a los pacientes y genera ahorro al sistema sanitario”.

Con motivo de la celebración, se ha elaborado un vídeo y una serie de material gráfico que se difundirá en redes sociales bajo la etiqueta #dmf2018. La idea es recordar el papel del farmacéutico como experto en medicamentos en todos los campos en los que trabaja. De igual modo, coincidiendo con el Día Mundial del Farmacéutico, el Consejo General y Marca España van a presentar la campaña “Una farmacia que marca”.

En España, la farmacia comunitaria sigue siendo la salida profesional más común entre los farmacéuticos. La legislación garantiza que el 99% de la población tenga disponible una farmacia en el lugar donde vive gracias a criterios demográficos y geográficos. De hecho, España es uno de los países europeos con menor número de habitantes por farmacia, unos 2.200 en el año 2010 frente a los 17.000 de Dinamarca o más de 10.000 de Suecia.