El gen SIRT6 se ha convertido en la nueva clave sobre las investigaciones en envejecimiento y desarrollo humano, según científicos chinos. Este gen desempeña un papel importante en la regulación del desarrollo de los primates, tal y como afirman desde la agencia Xinhua, hallazgo al que se llegó mediante la edición del genoma en monos y experimentación con células madre humanas.

Liu Guanghui, profesor del Instituto de Biofísica de la Academia China de Ciencias (CAS), dijo que entender bien la base genética del envejecimiento era imprescindible para frenarlo y tratar todas las enfermedades asociadas a la edad. El estudio del gen SIRT6 supone pues una esperanza a los nuevos tratamientos.

Antes de comenzar el año 2000, los científicos chinos se dieron cuenta de que el gen Sir2 tenía un papel importante en la prolongación de la vida útil de un tipo de levadura, la Saccharomyces cerevisiae. Tiempo después, detectaron que un gen homólogo, el gen SIRT6 estaba relacionado con la longevidad en ratas y con el envejecimiento.

Durante mucho tiempo, los investigadores chinos analizaron la manera en la que destruir el gen SIRT6 mediante la edición genética en diferentes tejidos de mono, y después lograron eliminarlo en 98 cigotos. 48 de estos cigotos se desarrollaron de modo normal y se implantaron en 12 monas, en 4 de las cuales fue posible la gestación. 3 de las monas parieron 3 monos 165 días después mientras que solo una abortó.

Experimentos in vitro

A diferencia de las pruebas hechas con roedores con déficit del gen SIRT6, en los que el envejecimiento prematuro se notaba a las 2 o 3 semanas del nacimiento, los monos sin el gen SIRT6 fallecieron poco después de nacer. En todos ellos se evidenció un importante retraso prenatal.

"Nuestros resultados por primera vez sugieren que el SIRT6 está involucrado en la regulación del desarrollo en primates no humanos y podría proporcionar una visión de la investigación de los trastornos del desarrollo humano", declaró Liu.

Para crear células madre embrionarias humanas sin el gen SIRT6, los investigadores chinos hicieron experimentos in vitro con los que demostraron que este gen impedía diferenciar las células madre a las neuronas maduras. Liu aseguró que, en futuras investigaciones, probarían si otros genes relacionados con el envejecimiento podían desempeñar un rol similar al del mono.