Un seguimiento completo del paciente en cada fase quirúrgica permite al personal sanitario saber dónde ha estado el paciente en cada momento y cuánto tiempo ha permanecido en cada sitio registrado. Además, una vez se establezcan los tiempos estándar, constituirá otra ventaja poder identificar dónde se carece de recursos o qué patologías se salen de los parámetros comunes.

El sistema también beneficiará a los familiares de los pacientes ya que de manera automática unas pantallas instaladas en la sala de espera les permitirán saber dónde se encuentra el enfermo en el momento que ellos deseen. El Provincial ha optado por optimizar sus recursos y de esta manera mejorar la calidad tanto de la asistencia sanitaria como del control de la gestión del bloque de cirugía.

Esta innovación permitirá al hospital mejorar sus servicios puesto que facilitará la realización de informes de evaluación y la identificación de carencias y de áreas de posible mejora. La reducción de los requisitos administrativos del bloque quirúrgico de pacientes hospitalizados y el resto de ventajas que ofrece esta nueva idea, ha llevado a que el servicio se amplíe y se implante también en la unidad quirúrgica sin ingreso.