El modo de pensar de una persona va cambiando a lo largo del día y mantiene un patrón de 24 horas, tal y como asegura un estudio de la Universidad de Bristol después de examinar los patrones de pensamiento con un minucioso análisis de 7.000 millones de palabras usadas en 800 millones de tuits.

Un grupo de investigadores especializados en inteligencia artificial y Medicina analizaron durante 4 años los contenidos de los tuits en más de 54 ciudades de Reino Unido para comprobar si la manera de pensar cambiaba de un modo colectivo. El estudio concluyó, por la identificación de las variaciones del lenguaje, que había distintas modalidades cognitivas y emocionales en los pensamientos.

Las variaciones del pensamiento se consiguieron gracias al seguimiento palabras concretas de 73 tuits con indicadores psicométricos que se usaban para interpretar la información sobre el estilo del pensamiento. Las conclusiones fueron muy rotundas: a las 06.00 horas, el pensamiento analítico estaba en su punto más alto, pero al acercarse la noche se iba modificando a un modo más emocional.

Del análisis a la emoción

Las variaciones relacionadas con el tiempo se debían a 2 factores que evidenciaban con claridad que hay fuertes indicios de que el lenguaje cambia radicalmente del día a la noche. Esto refleja cambios en las preocupaciones y procesos emocionales relacionados con cambios hormonales, neuronales y posiblemente relacionados con los ritmos circadianos. Las 2 franjas horarias son las siguientes:

1. Entre las 05.00 y las 06.00 horas, el pensamiento era analítico y se relacionaba con la inteligencia. Su expresión se caracterizaba por un uso elevado de sustantivos, artículos y preposiciones. A estas horas, también predominaba una gran preocupación por el poder y los logros.

2. Entre las 15.00 y las 16.00 horas, el pensamiento era emocional, impulsivo, social y existencial, y así se manifestaba en la expresión escrita.