La Universidad Autónoma de Madrid (UAM) dice que el Ni78, isótopo más pesado del níquel, tiene un núcleo doblemente mágico. En la física nuclear, los números mágicos son los que poseen un número concreto de nucleones (neutrones y protones) que estabilizan al núcleo atómico.

Alfredo Poves, investigador de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y del Instituto de Física Teórica IFT UAM-CSIC, ha sido uno de los participantes del estudio. Tanto él como el IPHC de Estrasburgo han afirmado que el Ni78 es doblemente mágico tras hacer unos cálculos microscópicos que diagonalizaban matrices gigantes (con una dimensión de veinticinco mil millones por veinticinco mil millones).

“La predicción teórica es afirmativa, ya que el estado fundamental o de mínima energía del núcleo corresponde a los números mágicos N=50 para los neutrones y Z=28 para los protones, lo que le dota de una especial estabilidad y de forma esférica”, aseveró Poves.

El investigador añadió que de estos cálculos se observó que el primer estado excitado era “elipsoidal y elongado”, lo que indicaba una clara coexistencia de distintas formas a la misma energía; este fenómeno recibe el nombre de alotropía nuclear, según puntualizó Poves.

De los números mágicos depende la comprensión de las propiedades de los núcleos atómicos. Estos números corresponden a la secuencia 2, 8, 20, 28, 50, 82, 126. Si un núcleo cuenta con un número total de protones y neutrones dado por el número mágico, es extremadamente estable en fenómenos de desintegración nuclear.

El Ni78 tiene con Z=28 protones y N=50 neutrones, lo que lo convierte en el isótopo más pesado del níquel. De momento hay muy poca información experimental y solo se ha creado en un laboratorio.

Pese a que el 28 y el 50 son números mágicos, no está del todo claro si conservan su cualidad lejos de la estabilidad nuclear. Esto tendría consecuencias para entender la nucleosíntesis mediante la captura de neutrones en fenómenos violentos que afecten al Universo.

La teoría predice que si se mantiene estable el número de neutrones N=50 y se disminuye el número atómico Z, “la solución deformada deviene el estado fundamental, por ejemplo, en el Cromo 74”, según puntualiza la universidad.

Esta transición constituye un fenómeno que solo se da en núcleos exóticos ricos en neutrones cerca de núcleos doblemente mágicos y se denomina “Isla de Inversión/Deformación”. Hasta hoy solo se conocían cuatro "islas", para N=8, 20, 28 y 40. La de N=50 que propone esta investigación subiría a 5 los componentes.