Arthur Ashkin, Donna Strickland y Gérard Mourou reciben el Premio Nobel de Física por sus descubrimientos en la física del láser y sus aplicaciones en la Medicina. Donna Strickland es la tercera mujer en recibir un nobel en esta disciplina detrás de Marie Curie (1903) y Maria Goeppert-Mayer (1963). Ashkin fue el descubridor de las pinzas ópticas y de la técnica para crear impulsos ópticos ultracortos y de alta intensidad desarrollados por sus 2 compañeros. Este científico comenzó sus experimentos con la idea de que podría conseguir que los rayos de luz movieran pequeñas partículas.

Al poco tiempo, consiguió que se desplazaran e iluminaran esferas transparentes micrométricas. Al añadir una lente potente que centraba la luz del láser, logró arrastrar las partículas al punto de más intensidad y logró una especie de trampa: las pinzas ópticas. Años después, capturó átomos, según informan desde la agencia EFE.

En 1986 perfeccionó su técnica al usar la pinza con otros métodos, lo que le llevó a descubrir de forma ocasional su aplicación en los sistemas biológicos. Su insistencia por capturar partículas diminutas le llevó a utilizar muestras de distintos tipos de virus de mosaico y a descubrir que estaban repletas de bacterias atrapadas en la trampa de luz.

Las pinzas ópticas han sido usadas después por muchos investigadores para analizar procesos biológicos, el ADN, la vida interior de las células y los motores moleculares. La comunidad científica ha mostrado un creciente interés por desarrollar pulsos de luz intensos sin destruir lo que se amplificaba.  

Tercera mujer en recibir un Premio Nobel

Donna Strickland, estudiante de doctorado en la Universidad de Rochester, y el director de su trabajo, Gérard Mourou, desarrollaron juntos una nueva técnica a raíz de esto denominada pulso gorjeado (CPA), consiste en tomar un pulso de láser ultracorto, aumentarlo y volverlo a comprimir para multiplicar su intensidad. El CPA se convirtió en la norma de todos los láseres de alta intensidad con aplicación en la Medicina, Física y Química.

Donna Strickland es la tercera mujer en recibir este galardón por parte de la Real Academia de Ciencias Suecas 55 años después de que lo obtuviera Maria Goeppert Mayer. Según declaró: "Tenemos que celebrar a las mujeres físicas porque están ahí fuera. Estoy honrada de ser una de esas mujeres”.