Este proyecto se ha escogido, según informa la agencia EFE, como el mejor estudio sobre Sistemas de Ayuda a la Decisión Clínica para el Anuario de la International Medical Informatics Association, tal y como informan desde la universidad valenciana. Lo positivo de este proyecto, informan sus desarrolladores, es que permite el acceso a la evidencia científica más reciente para escoger el mejor tratamiento de un modo más sencillo. De momento, el coste es muy elevado.

Esta técnica de inteligencia artificial permite elaborar un mapa con toda la información de los sistemas de salud y facilita que los especialistas médicos accedan a ayudas relacionadas con la decisión clínica, sin que afecte el hecho de que se haya desarrollado en un país u otro y la tecnología utilizada para ello.

"Al final es un acuerdo de expertos sobre la mejor forma de tratar una determinada patología. Esto significa acceder a la mejor evidencia disponible y tomar decisiones a partir de ella", comunicó Luis Marco, investigador del Norwegian Centre for E-health Research y colaborador del grupo SABIEN-ITACA de la UPV.

El método se basa en aplicar servicios web semánticos que usan la inteligencia artificial para que las máquinas localicen y accedan a los sistemas de ayuda. Con este sistema, se hace una sugerencia al médico, quien al final decide con su criterio profesional si quiere aceptarla o no. Con la inteligencia artificial, se detecta un estado concreto de un paciente con una enfermedad, se conecta un sistema de ayuda a la decisión y se determina cuál es la mejor forma para actuar.

La  lógica matemática define aspectos como la funcionalidad, los criterios de uso, los desarrolladores, la literatura en la que se basan los mensajes que hacen las recomendaciones y la organización en general. El ejemplo que puso Marco fue que, si hay un paciente con una enfermedad cardiaca, podría conectarse a una guía para tratar la fibrilación auricular desarrollada por el Hospital La Fe de Valencia.