Future LightHouse es un estudio de realidad virtual basado en el storytelling y la innovación. Su fundador, Roberto Romero, ha explicado que ponerse en el lugar de otro es sencillo a través de la realidad virtual. Este fue el objetivo del proyecto desarrollado por Future LightHouse y Novartis, con el que lograron dar a conocer y compartir la experiencia de un paciente con un medicamento determinado.

Tal y como ha destacado Roberto Romero, “la realidad virtual es accesible”. “La tecnología solo es el canal, pero lo importante más que nunca es el contenido”, ha añadido. “Porque la realidad virtual”, ha señalado, “no solo es entretenimiento, es también aprendizaje”. Entre las ventajas de los dispositivos de realidad virtual, Moreno ha destacado que “consiguen captar el 100% de la atención de una persona porque le permite interactuar y sentirse parte de la historia”.

Precisamente ahí está la clave para empatizar con un paciente. “La realidad virtual”, ha continuado, “es un método de impacto que amplifica las emociones”. “Podríamos decir que es una máquina de empatía”, ha añadido. Además, “la realidad virtual es una experiencia social y colaborativa”, ha apuntado Moreno.

Sin duda, tal y como señala Future LightHouse, la realidad virtual abre una puerta a una nueva forma de contar historias con un potencial inimaginable y capaz de transformar nuestra manera de ver el mundo a través de la tecnología.