El proyecto se enfocará en el área de la física, biología y tecnología, ya que tanto Chile como Finlandia enfrentan un problema común en este ámbito: el creciente poco interés de estudiantes por esta área. “Estos estudios, centrados en aspectos emotivos, son importantes en un momento en que en Finlandia pierde interés por la ciencia. Por eso, antes tuvimos un proyecto similar con EE. UU. y ahora haremos uno con Chile”, explica la docente finlandesa Janna Inikinen, quien participa del proyecto.

Según explican los investigadores, en Chile la situación es similar, ya que, según datos del Mineduc, desde 2007 el número de inscritos en pedagogías en ciencias en las universidades disminuyó un 31,7%. El proyecto tiene un componente tecnológico: los estudiantes, de primer año Medio en Chile y noveno grado de Secundaria en Finlandia, deben contester a un cuestionario sobre la experiencia que viven en la clase, sus percepciones sobre la enseñanza de las ciencias, y actitudes e intereses que estas les suscitan.

“Nuestro proyecto espera contribuir al conocimiento sobre el compromiso situacional de los estudiantes respecto a temas científicos, junto con sus reacciones afectivas durante el proceso de enseñanza-aprendizaje”, indica Valeria Cabello, investigadora de la Universidad de Chile. El estudio también espera identificar posibles sesgos de género o por nivel socioeconómico que afecten a la participación y compromiso con el aprendizaje de estas materias. “Buscamos aumentar la participación de mujeres y minorías en carreras del área STEM”, explica la investigadora.