Investigadores diseñan algoritmos para modular la microbiota intestinal.

Un equipo de investigadores de Valencia trabaja en el desarrollo de algoritmos para modular la microbiota. Según informa la Generalitat valenciana, el objetivo es desarrollar una app de nutrición personalizada. Los investigadores pertenecen a la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica (FISABIO). También participan investigadores de Alemania, Rumanía e Italia, entre otros países. Este desarrollo forma parte del proyecto europeo Stance4Health.

Pilar Francino, jefa del Área de Genómica de FISABIO, lidera la investigación sobre estos algoritmos para modular la microbiota a través de la dieta. Tal y como destaca la Generalitat, la dieta determina la composición y funcionalidad de la microbiota intestinal. Sin embargo, aún no se conoce cuál es exactamente el efecto que cada tipo de alimento tiene sobre ella.

Según esta especialista, la cocción y el tipo de procesado de los alimentos puede determinar cómo se absorben los nutrientes. Además, afecta a la composición de la microbiota y repercute en la salud.

Tal y como destaca la Generalitat, la finalidad del proyecto Stance4Health es averiguar cómo impactan estos factores en la microbiota. Para ello realiza experimentos de fermentación de alimentos in vitro y de intervenciones dietéticas en personas sanas y con diferentes patologías. La muestra comprende personas adultas, niños y bebés, señala la Generalitat.

Técnicas de metagenómica

Los investigadores de FISABIO utilizan técnicas de metagenómica y de metatranscriptómica usando secuenciación masiva. De esta forma pueden obtener la composición y funcionalidad de la microbiota en estos grupos de población. Los investigadores creen que los análisis de fermentación de alimentos serán un modelo válido para definir el efecto de estos sobre la microbiota.

Con los resultados que obtengan, los científicos del FISABIO quieren crear una base de datos que recoja los efectos de los alimentos sobre la microbiota. Además, tendrán en cuenta cómo afectan los diferentes procesos térmicos sobre los platos típicos de una dieta. Toda esta información les servirá para desarrollar los algoritmos para crear un servicio de nutrición personalizada.

La idea del FISABIO es diseñar una aplicación con una base de datos de alimentos y la composición de platos típicos de Alemania, Gracia y España. Por otro lado, trabajarán en crear un dispositivo portátil que sirva para analizar la composición corporal de cada persona. Este aparato permitiría realizar una prueba de diagnóstico in vitro para controlar la actividad de la microbiota intestinal.