Una empresa catalana apuesta por la secuenciación del genoma en la nube, así como por su almacenaje. La compañía, llamada Made of genes, permite guardar genoma humano encriptado en la nube con más de 600 GB de datos para su posterior consulta a un precio que ronda los 650 y los 4.000 euros, según informan desde la agencia EFE.

Esta empresa, creada por el doctor en Biomedicina e ingeniero informático, Óscar Flores, y el enfermero Miquel Ángel Bru, considera el genoma como si fuera “un plano biológico de nuestro cuerpo”. Además de asegurar que el genoma es lo que más identifica a una persona, Flores explicó que ninguna otra cosa ofrecía tanta información sobre las posibilidades de contraer  enfermedades hereditarias.

"Queremos quitar las barreras que hay y que la gente disfrute de la medicina personalizada, porque tener información molecular nos permite diseñar terapias particulares, disponer de un diagnóstico preciso y, en definitiva, prevenir enfermedades", aseguró Flores.

Este doctor en Biomedicina es un defensor de la medicina personalizada y apuesta por ella como un pilar básico de su empresa. Esta permitirá crear un tratamiento para cada persona y abandonar la creencia de que lo que sirve para uno sirve para todos. Como ejemplo, señaló el caso de las mamografías anuales, que vendrán bien a unas mujeres, pero otras las necesitarán cada 6 meses o cada 2 años.

Acceso a la genómica

La empresa de Flores funciona de la siguiente manera: se paga la secuenciación del genoma y luego se pagan cantidades comprendidas entre los 50 y los 100 euros si se quiere consultar. También se está planeando un modelo de suscripción que consiste en pagar una cantidad periódica para poder acceder a la genómica cuando se quiera en lugar de hacer un informe una vez en la vida.

"Es relevante conocer parte del genoma cuando un paciente muestra síntomas y quieres saber si tiene predisposición a sufrir alzhéimer, por ejemplo; pero ¿qué sentido tiene analizar si un niño tiene alzhéimer, cuando ni siquiera existe una cura? No tiene valor en un entorno sanitario", matizó el investigador.

Los problemas en torno a la secuenciación del genoma en la nube estarían en cómo garantizar la confidencialidad de los datos frente a las aseguradoras, ya que estas podrían rechazar a las personas propensas a cierto tipo de enfermedades. Tal y como matizó, una sociedad superconectada como esta podría hacer que los datos cayeran “en manos equivocadas”

"Imagina que los datos no están bien protegidos y, de repente, a un hombre le aparece un anuncio en su cuenta de correo electrónico diciéndole que tiene que ir al urólogo porque un algoritmo lo ha sabido a partir del genoma de su hija", concluyó el doctor.