El Instituto Clínico Quirúrgico de Oftalmología (ICQO) ha sido el primer centro oftalmológico vasco, y el cuarto en todo el Estado, en incorporar el uso de las gafas eSight3 a su cartera de servicios para pacientes con baja visión. Según asegura el propio centro en una nota de prensa, eSight3 es “el avance tecnológico más importante para estos pacientes”, ya que les permite retomar tareas visuales cotidianas gracias a la realidad aumentada.

“Las últimas tecnologías abren un mundo lleno de posibilidades a los pacientes con baja visión, y estas gafas ampliadas eSight3 son el avance más significativo”, reitera la especialista de la Unidad de Baja Visión del ICQO, la doctora Itxaso Herrera. Las eSight3, un producto canadiense, constan de una cámara de alta resolución que capta la imagen en tiempo real y la lleva a dos pantallas tipo OLED, a través de las cuales el paciente puede ver su entorno.

Mediante un mando remoto es posible controlar:

  1. Color.
  2. Contraste.
  3. Enfoque.
  4. Brillo.
  5. Aumento.

Según explica Herrera, el primer paso es diagnosticar al paciente de baja visión y valorar sus necesidades. El usuario ideal de las gafas eSight3 tiene entre un 4 y un 30% de agudeza visual, un campo visual reducido pero mayor de 15º y un perfil apto para utilizar dispositivos tecnológicos con mínima destreza. También es necesario, indica la especialista, conocer las posibilidades reales de mejora de la baja visión, así como las preferencias del paciente y su opinión respecto a las alternativas ópticas y no ópticas con las que cuenta.

El objetivo de la unidad, pionera en la aplicación de eSight3, es “precisamente, ayudar a mejorar la calidad visual de los pacientes con agudezas visuales limitadas que no pueden ser tratadas con cirugía, fármacos, gafas, filtros espaciales, microscopios, lupas o telemicroscopios”. Utilizadas de forma adecuada, las eSight3 pueden contribuir a mejorar la vida del paciente a nivel funcional, psicológico y social, ya que estos estados se ven generalmente afectados por la baja visión.