Los implantes cerebrales de grafeno permitirían obtener señales desde hasta 10.000 puntos de la corteza cerebral, según se anunciado en el Mobile World Congress, el encuentro más importante de telefonía móvil que terminó ayer en Barcelona. Los avances en los dispositivos de grafeno han ocupado un sitio especial en esta feria, que no ha querido dejar a un lado este material superconductor.

Un ejemplo de ello ha sido el Graphene Pavilion, un espacio en el que se reúnen distintos centros de investigación y empresas líderes en este material bidimensional. Entre estos centros destacó el ICN2 (Institut Català de Nanociència i Nanotecnologia), que expuso su proyecto Europeo BrainCom basado en los implantes cerebrales de grafeno para que el paciente pudiera recuperar el habla tras sufrir una enfermedad neuronal.

Desde el ICN2, explicaron que las interfaces máquina-cerebro brindaban una amplia cantidad de oportunidades para que el cerebro transmitiese datos a un dispositivo externo de un modo directo. Estos desarrollos se presentaron en ediciones anteriores del congreso, pero ahora han evolucionado lo suficiente como para interpretar las palabras que un paciente vocalice.

Procesamiento de datos

Para la creación de sensores flexibles y ultradelgados está el proyecto BrainCom, dirigido por Jose A. Garrido, jefe del Grupo ICN2 de Dispositivos y Materiales Electrónicos Avanzados. Estos sensores obtendrían una gran cantidad de datos de la corteza cerebral como no se había hecho hasta ahora.

El multiplexado, informan desde el ICN2, logra transmitir la información obtenida sin cables conectados entre el sensor y el dispositivo wifi que pasa la información a un dispositivo externo. El siguiente paso ahora es pulir el procesamiento de datos para restaurar la capacidad de hablar en aquellos pacientes con ciertos impedimentos, como afasia o pérdida de movilidad de los músculos responsables del habla.

El instituto también asistió al Festival YoMO, un acto paralelo al congreso destinado a un público más joven y a la comunidad educativa. Allí mostraron algunos experimentos para entender la nanoescala en la vida diaria de una persona con especial atención al transporte de energía y al almacenamiento.