Los médicos se quedan atrás en detección de enfermedades cutáneas frente a la IA

La Universidad de Medicina de Viena ha realizado un estudio que demuestra la superioridad de la inteligencia artificial (IA) ante los dermatólogos en el diagnóstico.  La IA es la nueva herramienta utilizada para detectar lesiones pigmentadas cutáneas y ya supera a los especialistas de Dermatología, según informa la agencia EFE.

La investigación reunió a 511 dermatólogos  y usó 139 programas informáticos de reconocimiento de imágenes basadas en el aprendizaje automatizado. Las bases de aprendizaje que se utilizaron fueron, aproximadamente, 10 000 fotografías. En ellas aparecían todos los tipos de lesiones cutáneas pigmentadas que existen. Por el contrario, los médicos solo contaron con su experiencia en el sector.

El análisis consistía en identificar 30 fotografías demoscópicas seleccionadas a través de una base de datos con más de 1500 imágenes de forma aleatoria. Una vez terminado el análisis, se compararon los resultados de los especialistas con los de las máquinas. Los especialistas acertaron de media 18,8 casos de los 30 diagnósticos posibles, mientras que la herramienta de IA obtuvo de media 25,4 evaluaciones correctas.

Conclusiones del análisis

Por lo tanto, según apuntó Philipp Tschandl, principal autor de la investigación, “dos tercios de todas las máquinas participantes fueron mejores que los humanos“ . Sin embargo, Tschandl asegura que el diagnóstico final aún depende de la decisión de médicos.

A pesar de que el análisis que pueden realizar la inteligencia artificial de una imagen es muy bueno, el diagnóstico de un paciente requiere de otros factores para ser concluyente. Las variables que influyen en la determinación de la lesión son, por ejemplo, la observación de evolución de un proceso.

Además, también es necesario tener en cuenta el riesgo de la persona afectada por otras circunstancias, el tacto del trastorno de la piel y la comparación con otros lunares del cuerpo.  Estos procesos únicamente los tienen en cuenta por los médicos y pueden condicionar el diagnóstico de un paciente. Según concluye el autor del estudio “la interpretación de los resultados debe seguir en manos de las personas“ . Por lo tanto, sería inviable que la IA reemplazara a los especialistas.