El Cnicc (Centro Nacional de Investigación Clínica del Cáncer) acaba de firmar un acuerdo con el ACCh (Instituto de Tecnología de Computación de la Academia de Ciencias de China) para emplear la inteligencia artificial para diagnosticar cáncer de mama. El primer acercamiento ha sido leer los escaneos y las mamografías de ultrasonido del pecho, métodos habituales para el diagnóstico.

Zhao Yi, profesor de computación de la ACCh aseguró que el diagnóstico por imagen es el lugar en el que la inteligencia artificial puede desempeñar un gran papel para el diagnóstico. “Usamos tecnología de aprendizaje para construir modelos basados en la experiencia de los radiólogos", explicó.

El profesor dijo que, antes de que se la considere como un asistente médico, la máquina de inteligencia artificial para diagnosticar cáncer de mama deberá haber leído cientos de informes radiológicos del seno. Una vez así, cuando se la pida que lea los escaneos, podrá producir un informe en tan solo unos segundos.

En estos momentos, los científicos chinos están compitiendo para conseguir avances en la utilización de la inteligencia artificial, porque se han dado cuenta de que es un área prometedora para la tecnología. El cáncer de mama es el tipo de cáncer más habitual entre las mujeres chinas. Solo en 2015 se registraron más de 200.000 casos en este país, y más de 70.000 murieron por esta enfermedad.

Si la inteligencia artificial para detectar el cáncer de mama fuera efectiva, el 95% de las mujeres podría curarse, según aseguró Hao Xishan, director de Cnicc. Aun así, las zonas pobres y rurales están en desventaja porque las pacientes no se revisan hasta que es demasiado tarde.